Descubrí Turismo en Misiones Hoy

El turismo en Misiones sigue conquistando a miles de viajeros que se acercan cada año a disfrutar de sus atractivos turísticos naturales, los cuales se han incrementado considerablemente en los últimos años con la incorporación de destinos culturales e históricos. Todo esto enmarcado por la famosa tierra roja de la provincia, sus cascadas y su impenetrable bosque lluvioso.

Una serie de pueblos que muestran la idiosincrasia misionera se despliegan a lo largo de la Ruta Nacional 12 que conduce a la ciudad de Posadas, capital de la provincia de Misiones. Algunos de ellos son Eldorado, Montecarlo, Puerto Rico, Jardín América y San Ignacio, reconocidos por la inconfundible tonalidad anaranjada de sus Ruinas Jesuíticas y por haber albergado a uno de los escritores más significativos de esta región: Horacio Quiroga.

En el centro de Misiones hay otros distritos que combinan a la perfección las sierras bajas con la selva y el suelo rojo. Por ejemplo, Santa Ana es conocida por su gigantesca cruz y mirador, y Oberá es una de las ciudades más prósperas de la provincia, donde los inmigrantes europeos introdujeron sus costumbres y tradiciones.

La ruta provincial 2, una de las más llamativas de Argentina, corre paralela al río Uruguay y muestra pequeños pueblos que representan destinos turísticos ideales. Conduce a la Ciudad de El Soberbio, puerta de acceso a los famosos Saltos del Moconá. Este lugar se está volviendo mundialmente conocido “porque el río corre de lado”. Debes verlo.

Cataratas del Iguazu

Las Cataratas del Iguazú y sus pasarelas entremezcladas en medio del entorno invitan a los visitantes a la selva tropical para acercarse a estas cataratas que alcanzan su máxima expresión en la famosa Garganta del Diablo. Puerto Iguazú, la ciudad más cercana, es el punto de partida de las muchas excursiones que hacer en la región de las Cataratas que causan admiración, desde poblaciones que aún habitan en la selva, pasando por increíbles reservas de vida silvestre hasta sitios históricos y museos.

Sensaciones, las guardamos en nosotros mismos mientras visitamos uno de los lugares más espectaculares del mundo. Actualmente, en plena renovación, el Parque Nacional Iguazú, inició un nuevo concepto de turismo ecológico, brindando una infraestructura de servicios adecuada a las demandas del Turismo Internacional. Todo ello, siempre que se conserven los paisajes circundantes, por eso fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad.

La zona donde se ubican las Cataratas del Iguazú es un ambiente húmedo, con temperaturas promedio de 15º C en invierno y 30º C en verano. Debido a este hecho, no es recomendable llevar elementos electrónicos como cámaras de video o cámaras digitales ya que tanto el clima como el rocío de las caídas pueden ser perjudiciales para estos aparatos.

El protagonista indiscutible de la zona es el río Iguazú que tiene 1300 kilómetros de longitud hasta su desembocadura en el río Paraná ubicado 23 kilómetros por delante del espectáculo que asombra al turista.

Le recomendamos que tenga cuidado al pasar por las pasarelas, especialmente cuando tienen plataformas húmedas e irregulares, pueden ser resbaladizas.

Queriendo caminar y conectarnos con el entorno, nos fascinó la “Garganta del Diablo”, la caída más grande que vierte 3 millones de metros cúbicos por minuto formando nuevas fumarolas de rocío y vapor que a veces se pueden ver desde una distancia de 5 kilómetros.

A lo largo del recorrido nos encontramos con coatíes, tapires, cuyes, capibaras, loros, colibríes, tucanes, mariposas y una gran cantidad de caimanes y lagartos que conforman la rica fauna de la región.